Archivo | octubre, 2012

La solución, ¡tengo la solución!

11 Oct

Tengo la solución definitiva a la crisis, la SOLUCIÓN FINAL (como diría Hitler). Y además de ser totalmente infalible, nadie puede acusarme de no haberla puesto en práctica antes (como sí se podía acusar a Rubalcaba) porque nunca he tocado poder suficiente para poder aplicar mis recetas (magistrales, sin duda alguna).

Es sencillo: Construir en España el mayor portaaviones de la historia, aunque no flote. Ni USS Enterprise (apodado “Big E”), ni leches:
-Si éste tiene 342 m de eslora, el nuestro 450.
-Si el Big E tiene 8 reactores nucleares, nosotros 12.
-Si tiene 4 timones, nosotros le ponemos 6.
-Que el americano tiene 42 celdas “Sea RAM RIM-116(2 × 21)” para repartir a diestro y siniestro, pues nosotros le metemos 122 de ésas, y un cañón de protones siderales, para que se enteren.
-Es importante que en cada flanco albergue cientos de retretes urinarios con vistas y vertido directo al mar.
-Si los yankis pintan en la cubierta “E=m·c2” (intentando confundir al personal haciéndole creer que la energía nuclear la inventó un alemán llamado Einstein, que en realidad casi nada tuvo que ver, y así de paso se sacuden las pulgas de haber arrasado Japón de forma salvaje, cruel e indiscriminada, a lo cual tal vez dedique algún día un post exclusivo), nosotros le pintamos en la cubierta “E=m·c8” o “Pa chulo mi pirulo”, y santas pascuas. Si estos anglosajones arrasapaíses, cuya riqueza proviene de la esclavitud, el pirateo y expolio financiero oficiales, les gusta darse bombo a base de mentir y torcer la historia (ni que fueran catalanes), y se inventan nombres tan ridículos como “Justicia Infinita” o “Paz duradera”, no vamos ahora a sonrojarnos nosotros por minucias físico-matemáticas.
-Este navío debería de levantar más de 90 m de altura sobre el nivel del agua.
-Su nombre sería: Blas de Lezo 17.41, el cual iría pintado en ambos flancos con letras legibles desde varios Km, en recuerdo del mayor militar que ha dado España, vasco para más señas, y que humilló a los prepotentes ingleses en 1.741 en Cartagena de Indias, los cuales, tras la vergonzosa derrota de 180 de sus navíos frente a sólo 6 de los nuestros, tuvieron que esconder la historia como pudieron, e incluso destruir monedas ya acuñadas en recuerdo de la que creyeron una segura victoria de Vernon sobre Lezo.

El objetivo de emprender semejante empresa naval es múltiple:

1.- Eliminar el desempleo, pues para construir semejante coloso, la industria española de todo tipo tendría que desplegar sus mejores artes técnicas: electrónica, metalurgia, ingeniería nuclear, ingeniería armamentística, logística, …, con lo que la actividad general del país se recuperaría, el desempleo sería cosa del pasado y todos volveríamos a ser felices de nuevo (esto es una total falacia porque esos esfuerzos dedicados a algo tan improductivo como esto arruinaría definitivamente a España, pero si la mitad de este país se ha tragado la trola de que la palabra-tótem “crecimiento” equivale a “más gasto público” aunque sea perfectamente inútil, como en la ciudad de la cultura gallega, o tantos otros, no voy a ser yo quien trate de reeducar al paleterío español en un escrito de auténtica coña como éste). Iríamos tan sobrados con esta súperinversión, que podríamos inventarnos un nivel administrativo nuevo llamado, yo qué sé, …., “veguerías” se me ocurre, y llenarlo de funcionarios, políticos, coches oficiales, incluso algún jet privado (que no farte de ná)

2.- Recuperar Gibraltar en una operación de alta estrategia militar que se desarrollaría en pasos cuidadosamente calculados:
-Botar el coloso naval en los astilleros de Cádiz, y así a la chita callando, plantarlo enfrente de Gibraltar en plena noche. Que no lo confundan en ningún momento con un pesquero, pues podría abortarse toda la operación por las patrulleras gibraltareñas.
-Como el lugar edificado más alto de esa colonia está a 90 m de altura, todas las mañanas nuestro coloso les daría sombra a esa jauría de paletos que son los llanitos, y a la reina esa suya que hace calceta, junto con la panda de tarados de su familia, si se le ocurriese a alguno ir a visitar el Peñón antes de ser tomado definitivamente en las siguientes fases de la ofensiva LETAL.
-Desgaste psicológico: A las 5 PM en punto de cada día, hora de Greenwich (las 6 en llanitolandia), toda la tripulación asomaría sus pitos por los retretes aéreos del flanco que haya quedado expuesto al Peñón, y miccionarían tras 5 horas previas de retención urinaria. El MENSAJE que se querría hacer llegar sería doble; por un lado poner de relieve el efecto diurético de esa bebida asquerosa que toman los ingleses, y por otro, recordarles a los británicos la célebre frase de Don Blas de Lezo y Olabarrieta, que no es otra que “todo buen español debería mear siempre mirando a Inglaterra“.
-Esta estrategia infalible desembocaría irremediablemente en una rendición incondicional de los llanitos, y dada la envergadura de nuestro colosal navío y lo colorido del espectáculo, en una parálisis sobrevenida de toda la Royal Navy.
-Tomaríamos a nuestro antojo el Peñón, instalando de forma inmediata 7 parlamentos (a modo de 7 plagas) sobrepuestos uno tras otro (físicamente) que hicieran imposible la gobernación de este cacho de Tierra, quedando totalmente disuadida Inglaterra de volver a repetir su hazaña en el futuro (porque los políticos que allí introduciríamos no dejarían ni un cardo aprovechable). Es nuestro arma secreta más mortífera conocida.

3.- Reponer la memoria de Don Blas de Lezo, el cual tuvo que morir apestado por los cadáveres insepultos de tanto inglés como mató, tras protagonizar una gesta de calibre épico, y sin embargo casi ningún escolar sabe quién es, debido a que somos una nación acomplejada y con más idiotas que conejos. Si esto lo hubiera logrado un anglosajón (que no es el caso), habría 7 películas que relatasen el evento, y los españoles apareceríamos allí con pulgas hasta en los ojos, mientras Pierce Brosnan protagonizaría melena al viento la gesta perfectamente ataviado con vestidos de época.

Una película sobre este hombre, YA!!!!

Como podéis observar, nada puede fallar, lo tengo todo calculado. Sólo falta que me votéis de presidente.

Rajoy: se rifa un torpedo

10 Oct

Convergence and Union

Rajoy siempre ha pasado por ser un hombre callado y contenido. Sensato en la expresiones verbales. Pero resulta que ayer nos regala declaraciones en las que arremete contra los “anhelos” de independencia catalanes.

En lugar de bravuconadas y fuegos de artificio, lo que tiene que hacer este gobierno con mayoría absoluta es aprobar una modificación de la Ley Electoral para que en la representación española central del Parlamento sea aplique la máxima de “una persona, un voto”, evitando así la ultra representación injustificada de la que viven estos partidos nazis minoritarios. Así lograría que CiU o el Partido NAZI-ONANISTA Vasco no puedan meterle en futuras elecciones el torpedo del que habla Rajoy por donde no brilla el sol. A él o al PSOE.

Claro, que esto implicaría que partidos como IU o UPyD pasarían a ser las futuras bisagras, pero son mucho mejores compañeros de viaje que un NAZI-ONANISTA español, que cuenta con el “Agravio Original” de serie en todos los modelos y versiones. Sería como transmutar a estos aprendices de Hitler en eunucos de voz aflautada.

Y para los que digan que éste no es el momento adecuado para abordar este problema, que los mercados nos acechan por motivos más perentorios, he de decirles que yerran de lado a lado, y que no ha habido momento mejor que éste. Es el momento perfecto: si algo podría dar confianza auténtica a los mercados en esta oleada de crítica feroz a casi todo lo español, es una medida de contundencia y visión a largo plazo como ésta. Pocas coyunturas han sido tan adecuadas como la actual.

Señor Rajoy, no entre en el juego de alharacas al que nos tiene acostumbrados los pequeños hitler nazi-onanistas, y haga cosas provechosas. No tenga miedo de que le reprochen que ya lo propusieron otros antes que usted (principalmente UPyD), porque el país actualmente está tan deseoso de cortarle las alas a los nazis, que nadie se acordará de eso, y pasará a la historia como el que le puso el cascabel al gato.

Reducir impuestos, ¿porque vamos “sobraos” o para ir sobrados?

1 Oct

El nivel del argumentario político actual es ya patrimonio de la Esteban y toda su cohorte de frikis y parada de los monstruos.

El PP se ha instalado en la siguiente idea-fuerza-de-pedo-de-mosquito: Hay que crujir al personal a impuestos porque estamos muy mal, luego es culpa de los manirrotos rojillos.

Estos licenciados del PP llevan diciéndonos 20 años que para RECAUDAR MÁS, lo que hay que hacer es BAJAR los impuestos. Como lo que hay que hacer ahora es recaudar más por motivo de la fiesta rojillera, es inevitable concluir que el PP iba a bajar los impuestos. Hasta Perogrullo lo habría deducido. Es más, ante la sorpresa (más falsa que un Judas “Made in Taiwan”) del déficit oculto rojillero, lo que cabría esperar es AUN MÁS BAJADA DE IMPUESTOS, pues hay que recaudar más aun de lo previsible.

Hablaban engominados de la curva de Laffer, y de que esto era así. Pobres rojillos, que como no han estudiado, pues no saben esto, y por eso se empeñan en subir los impuestos.

La clave de esta bonita curva, es si estamos a un lado o al otro del máximo. Si estamos por debajo de la presión fiscal crítica, subiéndola, recaudaremos más, pero si ya estamos pasados, se producirá el efecto contrario. El problema es que esta curva está básicamente diseñada a mano alzada por el inefable Laffer y nadie excepto el estúpido de Reagan (y así le fue) se las ha tomado en serio nunca. Ello no ha impedido al PP defender este efecto de bálsamo de Fierabrás durante casi toda su historia política en España, haciendo exactamente lo contrario al gobernar en cualquier sitio en el que lo ha hecho.

Ahora los del MBA defienden que lo de bajar los impuestos toca cuando vas “sobrao” de ingresos, cuando las cosas van de rechupete: Hay que hacer gasto público y subir los impuestos cuando la economía está sobrecalentada y en ebullición. Ahora que necesitamos impulso, tenemos las arcas vacías, porque cuando debimos llenarlas, las vaciamos más aun. Ésta es la nueva doctrina política que se enseña en Berkley.

Vamos, que lo de las políticas anticíclicas, como que se les ha olvidado un poquito. Memoria pez, suele llamarse. Es que somos anti-“anti” y somos más de “pro”, concretamente de comportamientos “pro”-cíclicos.

Ejemplos de esta actitud procíclica hay a patadas por nuestra amada piel de toro, pero el caso del Gallardónico personaje es muy significativo y sangrante. Este sujeto se gastó entre 2004 y 2007 los dineros de TODO MADRID hasta el 2023 en hacer un agujero largo en la zona del Vicente Calderón, en plena burbuja, recalentando más si cabía el mercado de la obra pública. Recuerdo que en aquellos años era prácticamente imposible conseguir una miserable máquina pilotadora en Teruel porque todas estaban haciendo agujeritos (presupuestarios) en torno el exiguo río madrileño, con el efecto inflacionario brutal que ello comporta. Ahora todos lo madrileños tenemos que sufrir continuas subidas de impuestos, bajadas de servicios, …, mientras este hombre se atusa las ondas de las sienes. Él, sin embargo, en lugar de haber sido condenado con orden de alejamiento a cualquier presupuesto público de por vida, resulta que ahora desempeña su ilimitada capacidad para hacer agujeros, reales y presupuestarios, en Justicia. ¡Qué injusticia!