Reducir impuestos, ¿porque vamos “sobraos” o para ir sobrados?

1 Oct

El nivel del argumentario político actual es ya patrimonio de la Esteban y toda su cohorte de frikis y parada de los monstruos.

El PP se ha instalado en la siguiente idea-fuerza-de-pedo-de-mosquito: Hay que crujir al personal a impuestos porque estamos muy mal, luego es culpa de los manirrotos rojillos.

Estos licenciados del PP llevan diciéndonos 20 años que para RECAUDAR MÁS, lo que hay que hacer es BAJAR los impuestos. Como lo que hay que hacer ahora es recaudar más por motivo de la fiesta rojillera, es inevitable concluir que el PP iba a bajar los impuestos. Hasta Perogrullo lo habría deducido. Es más, ante la sorpresa (más falsa que un Judas “Made in Taiwan”) del déficit oculto rojillero, lo que cabría esperar es AUN MÁS BAJADA DE IMPUESTOS, pues hay que recaudar más aun de lo previsible.

Hablaban engominados de la curva de Laffer, y de que esto era así. Pobres rojillos, que como no han estudiado, pues no saben esto, y por eso se empeñan en subir los impuestos.

La clave de esta bonita curva, es si estamos a un lado o al otro del máximo. Si estamos por debajo de la presión fiscal crítica, subiéndola, recaudaremos más, pero si ya estamos pasados, se producirá el efecto contrario. El problema es que esta curva está básicamente diseñada a mano alzada por el inefable Laffer y nadie excepto el estúpido de Reagan (y así le fue) se las ha tomado en serio nunca. Ello no ha impedido al PP defender este efecto de bálsamo de Fierabrás durante casi toda su historia política en España, haciendo exactamente lo contrario al gobernar en cualquier sitio en el que lo ha hecho.

Ahora los del MBA defienden que lo de bajar los impuestos toca cuando vas “sobrao” de ingresos, cuando las cosas van de rechupete: Hay que hacer gasto público y subir los impuestos cuando la economía está sobrecalentada y en ebullición. Ahora que necesitamos impulso, tenemos las arcas vacías, porque cuando debimos llenarlas, las vaciamos más aun. Ésta es la nueva doctrina política que se enseña en Berkley.

Vamos, que lo de las políticas anticíclicas, como que se les ha olvidado un poquito. Memoria pez, suele llamarse. Es que somos anti-“anti” y somos más de “pro”, concretamente de comportamientos “pro”-cíclicos.

Ejemplos de esta actitud procíclica hay a patadas por nuestra amada piel de toro, pero el caso del Gallardónico personaje es muy significativo y sangrante. Este sujeto se gastó entre 2004 y 2007 los dineros de TODO MADRID hasta el 2023 en hacer un agujero largo en la zona del Vicente Calderón, en plena burbuja, recalentando más si cabía el mercado de la obra pública. Recuerdo que en aquellos años era prácticamente imposible conseguir una miserable máquina pilotadora en Teruel porque todas estaban haciendo agujeritos (presupuestarios) en torno el exiguo río madrileño, con el efecto inflacionario brutal que ello comporta. Ahora todos lo madrileños tenemos que sufrir continuas subidas de impuestos, bajadas de servicios, …, mientras este hombre se atusa las ondas de las sienes. Él, sin embargo, en lugar de haber sido condenado con orden de alejamiento a cualquier presupuesto público de por vida, resulta que ahora desempeña su ilimitada capacidad para hacer agujeros, reales y presupuestarios, en Justicia. ¡Qué injusticia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: