La solución, ¡tengo la solución!

11 Oct

Tengo la solución definitiva a la crisis, la SOLUCIÓN FINAL (como diría Hitler). Y además de ser totalmente infalible, nadie puede acusarme de no haberla puesto en práctica antes (como sí se podía acusar a Rubalcaba) porque nunca he tocado poder suficiente para poder aplicar mis recetas (magistrales, sin duda alguna).

Es sencillo: Construir en España el mayor portaaviones de la historia, aunque no flote. Ni USS Enterprise (apodado “Big E”), ni leches:
-Si éste tiene 342 m de eslora, el nuestro 450.
-Si el Big E tiene 8 reactores nucleares, nosotros 12.
-Si tiene 4 timones, nosotros le ponemos 6.
-Que el americano tiene 42 celdas “Sea RAM RIM-116(2 × 21)” para repartir a diestro y siniestro, pues nosotros le metemos 122 de ésas, y un cañón de protones siderales, para que se enteren.
-Es importante que en cada flanco albergue cientos de retretes urinarios con vistas y vertido directo al mar.
-Si los yankis pintan en la cubierta “E=m·c2” (intentando confundir al personal haciéndole creer que la energía nuclear la inventó un alemán llamado Einstein, que en realidad casi nada tuvo que ver, y así de paso se sacuden las pulgas de haber arrasado Japón de forma salvaje, cruel e indiscriminada, a lo cual tal vez dedique algún día un post exclusivo), nosotros le pintamos en la cubierta “E=m·c8” o “Pa chulo mi pirulo”, y santas pascuas. Si estos anglosajones arrasapaíses, cuya riqueza proviene de la esclavitud, el pirateo y expolio financiero oficiales, les gusta darse bombo a base de mentir y torcer la historia (ni que fueran catalanes), y se inventan nombres tan ridículos como “Justicia Infinita” o “Paz duradera”, no vamos ahora a sonrojarnos nosotros por minucias físico-matemáticas.
-Este navío debería de levantar más de 90 m de altura sobre el nivel del agua.
-Su nombre sería: Blas de Lezo 17.41, el cual iría pintado en ambos flancos con letras legibles desde varios Km, en recuerdo del mayor militar que ha dado España, vasco para más señas, y que humilló a los prepotentes ingleses en 1.741 en Cartagena de Indias, los cuales, tras la vergonzosa derrota de 180 de sus navíos frente a sólo 6 de los nuestros, tuvieron que esconder la historia como pudieron, e incluso destruir monedas ya acuñadas en recuerdo de la que creyeron una segura victoria de Vernon sobre Lezo.

El objetivo de emprender semejante empresa naval es múltiple:

1.- Eliminar el desempleo, pues para construir semejante coloso, la industria española de todo tipo tendría que desplegar sus mejores artes técnicas: electrónica, metalurgia, ingeniería nuclear, ingeniería armamentística, logística, …, con lo que la actividad general del país se recuperaría, el desempleo sería cosa del pasado y todos volveríamos a ser felices de nuevo (esto es una total falacia porque esos esfuerzos dedicados a algo tan improductivo como esto arruinaría definitivamente a España, pero si la mitad de este país se ha tragado la trola de que la palabra-tótem “crecimiento” equivale a “más gasto público” aunque sea perfectamente inútil, como en la ciudad de la cultura gallega, o tantos otros, no voy a ser yo quien trate de reeducar al paleterío español en un escrito de auténtica coña como éste). Iríamos tan sobrados con esta súperinversión, que podríamos inventarnos un nivel administrativo nuevo llamado, yo qué sé, …., “veguerías” se me ocurre, y llenarlo de funcionarios, políticos, coches oficiales, incluso algún jet privado (que no farte de ná)

2.- Recuperar Gibraltar en una operación de alta estrategia militar que se desarrollaría en pasos cuidadosamente calculados:
-Botar el coloso naval en los astilleros de Cádiz, y así a la chita callando, plantarlo enfrente de Gibraltar en plena noche. Que no lo confundan en ningún momento con un pesquero, pues podría abortarse toda la operación por las patrulleras gibraltareñas.
-Como el lugar edificado más alto de esa colonia está a 90 m de altura, todas las mañanas nuestro coloso les daría sombra a esa jauría de paletos que son los llanitos, y a la reina esa suya que hace calceta, junto con la panda de tarados de su familia, si se le ocurriese a alguno ir a visitar el Peñón antes de ser tomado definitivamente en las siguientes fases de la ofensiva LETAL.
-Desgaste psicológico: A las 5 PM en punto de cada día, hora de Greenwich (las 6 en llanitolandia), toda la tripulación asomaría sus pitos por los retretes aéreos del flanco que haya quedado expuesto al Peñón, y miccionarían tras 5 horas previas de retención urinaria. El MENSAJE que se querría hacer llegar sería doble; por un lado poner de relieve el efecto diurético de esa bebida asquerosa que toman los ingleses, y por otro, recordarles a los británicos la célebre frase de Don Blas de Lezo y Olabarrieta, que no es otra que “todo buen español debería mear siempre mirando a Inglaterra“.
-Esta estrategia infalible desembocaría irremediablemente en una rendición incondicional de los llanitos, y dada la envergadura de nuestro colosal navío y lo colorido del espectáculo, en una parálisis sobrevenida de toda la Royal Navy.
-Tomaríamos a nuestro antojo el Peñón, instalando de forma inmediata 7 parlamentos (a modo de 7 plagas) sobrepuestos uno tras otro (físicamente) que hicieran imposible la gobernación de este cacho de Tierra, quedando totalmente disuadida Inglaterra de volver a repetir su hazaña en el futuro (porque los políticos que allí introduciríamos no dejarían ni un cardo aprovechable). Es nuestro arma secreta más mortífera conocida.

3.- Reponer la memoria de Don Blas de Lezo, el cual tuvo que morir apestado por los cadáveres insepultos de tanto inglés como mató, tras protagonizar una gesta de calibre épico, y sin embargo casi ningún escolar sabe quién es, debido a que somos una nación acomplejada y con más idiotas que conejos. Si esto lo hubiera logrado un anglosajón (que no es el caso), habría 7 películas que relatasen el evento, y los españoles apareceríamos allí con pulgas hasta en los ojos, mientras Pierce Brosnan protagonizaría melena al viento la gesta perfectamente ataviado con vestidos de época.

Una película sobre este hombre, YA!!!!

Como podéis observar, nada puede fallar, lo tengo todo calculado. Sólo falta que me votéis de presidente.

Anuncios

5 comentarios to “La solución, ¡tengo la solución!”

  1. Pablo 2012/10/18 a 13:54 #

    Ja,ja…parece una columna dominical de Pérez Reverte.

    Muy buena.

  2. Luis el calvo 2015/01/22 a 23:46 #

    “(…) todo buen español debería mear siempre mirando a Inglaterra“. Falso. Debería mear en todo caso mirando a Francia…

Trackbacks/Pingbacks

  1. Einstein y la bomba atómica | Azote de la Indolencia - 2015/11/05

    […] voy a escribir unas líneas para aclarar a qué me refería en la entrada ya antediluviana La solución, ¡tengo la solución! cuando afirmaba que Einstein apenas tuvo que ver con la Bomba Atómica, en contra de la opinión […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: