Archivo | enero, 2013

Mitos

22 Ene

Un año largo de gobierno CENTRAL del PP, que junto a lo que se va conociendo de la gestión en los gobiernos casi milenarios del mismo color en determinadas comunidades autónomas, han venido a sacarme de ciertos errores/mitos que compartían multitud de conciudadanos hispanoides. Esos que, indignados, defendían que “no todos los políticos son iguales”. Tal vez los españoles creímos en los gamusinos o los unicornios, pero ahora, hay que quitarse la venda y demoler ciertos MITOS:

-El PP es el partido que baja los impuestos, no como los recaudadores de la izquierda, tal y como se observa que ha hecho Rajoy, pero también su delfín Gallardón, que es un ejemplo de bajada de impuestos continua y recurrente, o su compañero Fco. González.

-El PP es el partido de la honradez, dado que es el partido de los “ricos”, y éstos, al estar colmados de dinero, nunca roban. Esto los diferencia claramente de los ladrones de la izquierda, que como no tienen dónde caerse muertos, roban a espuertas en cuanto tienen ocasión.

-El PP es el partido que no se doblega ante ETA. Nunca ha negociado ni nunca negociará.

-El PP es un partido antipático pero toma las decisiones correctas aunque sean duras, dado que son los “estudiados” de la esfera política, y esos estudios y títulos los convierten en “tecnócratas”. Nos asistirá con el PP “el gobierno de los mejor preparados”, tal y como demuestra la diferencia de composición de los consejos de administración de CCAA gestionadas por el PP o el PSOE. En las del PP, la brillantez y el rigor era la regla.

-Aguirre es muy buena gestora, como se demuestra la estela de éxitos financieros que deja tras de sí en Cajamadrid-Bankia.

-Aguirre es muy buena gestora porque transferida la Sanidad a la CAM, no se ha dejado arrastrar por la tendencia al despilfarro a base de inaugurar hospitales por doquier, y ha mantenido el déficit nulo, nunca gastando más de lo que ingresaba, al contrario que los manirrotos de Castilla La Mancha o Andalucía.

-Gallardón es antipático pero buen gestor, tal y como demuestra que toda la operación M-30 (Mogollón-30) no ha costado significativamente más de lo presupuestado.

-Rodrigo Rato es brillante, buen trabajador, listo, preparado y responsable. De “Windows” es otro ejemplo de trayectoria exitosa sin precedentes como lo demuestra haber sido asesor para Europa de Lehman Brothers, y es por ello que es el mejor preparado para atacar la crisis financiera que nos azota.

 

Joder, la lista es interminable.

Anuncios

Bancos y crédito: ¡qué gran mentira!

19 Ene

A base de repetirlo y repetirlo, nos han convencido (los propios bancos) de que para que el mercado crediticio (y por ende, la economía en su conjunto) funcione, ellos tienen que estar ANTES podridos de dinero, ahítos de riqueza, rebosantes de liquidez. Nos lo hemos tragado como auténticos idiotas. Nos la están metiendo doblada y con huevos incluidos.

Los bancos no prestan el dinero que les sobra, como parece deducirse de todas las afirmaciones favorables a su rescate, sino que prestan para ganar dinero, porque ése es su negocio. Si no prestan, no ganan. No es una dádiva que nos conceden al resto de ciudadanos, sino un servicio.

Cuanto peor estén los bancos, más prestarán (dentro de unos rangos). Más ayudas a la banca, menos crédito. A las pruebas me remito.

Ahora resulta que se limitan por Ley las remuneraciones que se pagan por su materia prima (los depósitos de los ahorradores) para facilitar el crédito, en lugar de limitar los intereses que nos cobran a los ciudadanos por sus productos, obligándoles a dar más crédito para conseguir el mismo beneficio. Y mucha gente dice amén.

Si los bancos viesen amenazadas su existencia, saldrían a buscar gente a la que prestar dinero como locos. Sé que es un experimento que nadie está dispuesto a hacer, pero si se deja a los bancos “malos” irse al garete, en su lucha por la superviencia, aumentará la competencia. Si se vigila simplemente que no queden demasiado pocos bancos vivos, lo mejor para todos es que los bancos quiebren.

Por Tutatis, ¡¡¡¡ qué fácil es engañarnos !!!!

Viabilidad de la fusión nuclear

3 Ene

Inauguro el año 2013 con un post que va en una nueva línea, ya que es el primero que trata sobre física aunque sin fórmula alguna, es decir sobre física divulgativa, que es una de mis pasiones.

La fusión artificial como fuente de energía nunca será viable. Y cuando digo nunca, es nunca. Ahí va eso.

No es un problema de tecnología. No lo será con láseres, ni con confinamientos de ningún tipo, ni con ninguna otra tecnología, porque la fusión no es una fuente de energía sino un sumidero de la misma. La fusión consiste en “unir”, lo que implica mayor orden, menor entropía, luego consume siempre energía. Extraer energía neta de la fusión artificial sería romper el segundo principio de la termodinámica. Obtener energía de la fusión equivale a crear un móvil perpetuo.

Eso no significa que la fusión natural no sea un emisor natural gigantesco de energía, pero porque el trabajo duro lo hace la naturaleza. A ver si me explico.

Cuando hacemos pasar la corriente de un río a través de una turbina, obtenemos energía que se ha acumulado en esa corriente de agua gracias al trabajo de un tercero; la Naturaleza. Si nosotros mismos tuviéramos que subir el agua desde el mar para luego hacerla descender, el proceso insumiría energía en vez de producirla. Cuando quemamos petróleo, lo que estamos haciendo es liberar la energía química acumulada en forma de “néctar de plantas” fabricado durante millones de años por la (otra vez tan generosa) Naturaleza. Si se plantea el balance de fabricar petróleo a partir de plantas, compactándolas, reduciéndolas y licuefáctándolas, para luego meter el producto en un motor, oxidarlo y con la energía resultante, movernos, todo el mundo intuye que sería nuevamente un despropósito. La energía solar no es más que una forma de captar la radiación que emite como subproducto el proceso de fusión del sol, es decir, otra vez la Naturaleza.

Las estrellas naturales logran la fusión gracias una acumulación de materia gravitatoria fruto de las heterogeneidades cósmicas del universo, pero que no es otra cosa que una “cristalización” de la energía del Big Bang, en forma de “grumo” de materia, que provoca la fusión. Este proceso cuyo INPUT es la acumulación de energía potencial gravitatoria, que genera como OUTPUT principalmente presión dirigida en sentido contrario a la presión de potencial gravitatorio, lo que transforma de manera continua materiales ligeros en pesados, y como subproducto degradado se obtiene radiación hacia el exterior, que son las migajas que nosotros recogemos en La Tierra.

Cuando desencadenamos una FISIÓN nuclear ARTIFICIAL (proceso contrario que consiste en “romper”, aumentar entropía, un núcleo muy pesado en lugar de unir 2 núcleos ligeros), no estamos nada más que “quemando” el “petroleo” fraguado en las estrellas, concretamente en las supernova,  que explotan a causa de la ignición súbita por fusión del carbono y logran por tanto generar núcleos muy pesados como el Uranio utilizado en la fisión, ya que las estrellas convencionales como nuestro sol en su proceso normal de fusión de hidrógeno,número atómico 1, no llegan a construir núcleos más pesados que el hierro o Níquel, número atómico 26 y 28, que no son viables para la fisión industrial. Parte de esta energía colosal cristaliza en forma de núcleos pesados, que son esparcidos por el universo cuando explotan. El petróleo es a la Tierra y a los enlaces químicos, lo que el Uranio es a las supernovas y a los enlaces nucleares, siempre con el martillo de la Gravedad, en cuyo poder tan inconcebible y colosal, se cristaliza la energía del UNIVERSO.

La FUSIÓN nuclear ARTIFICIAL sin embargo es un caso que no sigue este patrón. El ser humano debe aportar una energía colosal para provocar y mantener un proceso cuyos subproductos materiales contienen más energía de enlace que los productos insumidos, lo cual imposibilita totalmente la viabilidad del proceso. Su utilidad residiría en crear nuevos núcleos pesados que, si estables, podrían suponer alguna clase de avance tecnológico, pero nunca como fuente de energía.

En la infantil opinión pública se plantea el rendimiento negativo del proceso como un mero detalle a pulir. Se piensa que sólo hay que resolver el “problemilla” de hacer que el rendimiento negativo pase a ser positivo. Está tan extendida esta insustancial idea, que se puede observar en películas que nada tienen que ver con la ciencia ficción como Wall Street 2: el dinero nunca duerme, en la que el broker honrado y justiciero recauda el dinero para un científico con el que contacta por teléfono y le ofrece millones de dólares en cuestión de segundos para desarrollar la fusión industrial (lo cual es una doble mentira/falacia/estupidez: ni se va a lograr nunca la fusión fria viable y rentable, ni el mundo financiero impulsa la investigación científica sino que la impide a base de reclutar a los mejores cerebros y dedicarlos a una actividad perfectamente inerte y contraproducente como la especulación financiera, tal y como sostengo en mi entrada Futura Edad Media).

Bueno, tratando de evitar irme por la tangente, lograr extraer energía de la fusión artificial no es cuestión de resolver detalles insustanciales, ya que es poco menos como decir que como el tiempo va hacia adelante, simplemente hay que hacer que vaya hacia atrás. Un detalle, vamos. Por eso aunque se ha logrado conseguir la fusión artificial, el balance energético es (y siempre será) negativo. Y eso siempre será así por mucho que nos empeñemos y podamos fácilmente imaginarlo en nuestras películas.

Como prueba de todo lo anterior: el LHC; si la fusión pudiera generar energía neta, los aceleradores lo harían pues logran fusionar elementos tras los choques entre partículas. Pues bien, consumen ingentes cantidades de energía.

El asunto no pasaría de ser un mero debate animado, si no fuese porque se han dedicado desde los años 50 y se siguen dedicando aun cantidades INGENTES de recursos (económicos, científicos, humanos, …) a perseguir este objetivo ficticio, dejando de lado asuntos realmente viables, como la energía solar, la energía geotérmica, o qué sé yo, la eliminación de enfermedades endémicas o la búsqueda de nuevos materiales.

Sirva mi opinión aquí expresada para persuadir a aquellos decisores que tengan algún papel en el asunto, de que dediquen nuestros esfuerzos e impuestos a metas reales y productivas.