Viabilidad de la fusión nuclear

3 Ene

Inauguro el año 2013 con un post que va en una nueva línea, ya que es el primero que trata sobre física aunque sin fórmula alguna, es decir sobre física divulgativa, que es una de mis pasiones.

La fusión artificial como fuente de energía nunca será viable. Y cuando digo nunca, es nunca. Ahí va eso.

No es un problema de tecnología. No lo será con láseres, ni con confinamientos de ningún tipo, ni con ninguna otra tecnología, porque la fusión no es una fuente de energía sino un sumidero de la misma. La fusión consiste en “unir”, lo que implica mayor orden, menor entropía, luego consume siempre energía. Extraer energía neta de la fusión artificial sería romper el segundo principio de la termodinámica. Obtener energía de la fusión equivale a crear un móvil perpetuo.

Eso no significa que la fusión natural no sea un emisor natural gigantesco de energía, pero porque el trabajo duro lo hace la naturaleza. A ver si me explico.

Cuando hacemos pasar la corriente de un río a través de una turbina, obtenemos energía que se ha acumulado en esa corriente de agua gracias al trabajo de un tercero; la Naturaleza. Si nosotros mismos tuviéramos que subir el agua desde el mar para luego hacerla descender, el proceso insumiría energía en vez de producirla. Cuando quemamos petróleo, lo que estamos haciendo es liberar la energía química acumulada en forma de “néctar de plantas” fabricado durante millones de años por la (otra vez tan generosa) Naturaleza. Si se plantea el balance de fabricar petróleo a partir de plantas, compactándolas, reduciéndolas y licuefáctándolas, para luego meter el producto en un motor, oxidarlo y con la energía resultante, movernos, todo el mundo intuye que sería nuevamente un despropósito. La energía solar no es más que una forma de captar la radiación que emite como subproducto el proceso de fusión del sol, es decir, otra vez la Naturaleza.

Las estrellas naturales logran la fusión gracias una acumulación de materia gravitatoria fruto de las heterogeneidades cósmicas del universo, pero que no es otra cosa que una “cristalización” de la energía del Big Bang, en forma de “grumo” de materia, que provoca la fusión. Este proceso cuyo INPUT es la acumulación de energía potencial gravitatoria, que genera como OUTPUT principalmente presión dirigida en sentido contrario a la presión de potencial gravitatorio, lo que transforma de manera continua materiales ligeros en pesados, y como subproducto degradado se obtiene radiación hacia el exterior, que son las migajas que nosotros recogemos en La Tierra.

Cuando desencadenamos una FISIÓN nuclear ARTIFICIAL (proceso contrario que consiste en “romper”, aumentar entropía, un núcleo muy pesado en lugar de unir 2 núcleos ligeros), no estamos nada más que “quemando” el “petroleo” fraguado en las estrellas, concretamente en las supernova,  que explotan a causa de la ignición súbita por fusión del carbono y logran por tanto generar núcleos muy pesados como el Uranio utilizado en la fisión, ya que las estrellas convencionales como nuestro sol en su proceso normal de fusión de hidrógeno,número atómico 1, no llegan a construir núcleos más pesados que el hierro o Níquel, número atómico 26 y 28, que no son viables para la fisión industrial. Parte de esta energía colosal cristaliza en forma de núcleos pesados, que son esparcidos por el universo cuando explotan. El petróleo es a la Tierra y a los enlaces químicos, lo que el Uranio es a las supernovas y a los enlaces nucleares, siempre con el martillo de la Gravedad, en cuyo poder tan inconcebible y colosal, se cristaliza la energía del UNIVERSO.

La FUSIÓN nuclear ARTIFICIAL sin embargo es un caso que no sigue este patrón. El ser humano debe aportar una energía colosal para provocar y mantener un proceso cuyos subproductos materiales contienen más energía de enlace que los productos insumidos, lo cual imposibilita totalmente la viabilidad del proceso. Su utilidad residiría en crear nuevos núcleos pesados que, si estables, podrían suponer alguna clase de avance tecnológico, pero nunca como fuente de energía.

En la infantil opinión pública se plantea el rendimiento negativo del proceso como un mero detalle a pulir. Se piensa que sólo hay que resolver el “problemilla” de hacer que el rendimiento negativo pase a ser positivo. Está tan extendida esta insustancial idea, que se puede observar en películas que nada tienen que ver con la ciencia ficción como Wall Street 2: el dinero nunca duerme, en la que el broker honrado y justiciero recauda el dinero para un científico con el que contacta por teléfono y le ofrece millones de dólares en cuestión de segundos para desarrollar la fusión industrial (lo cual es una doble mentira/falacia/estupidez: ni se va a lograr nunca la fusión fria viable y rentable, ni el mundo financiero impulsa la investigación científica sino que la impide a base de reclutar a los mejores cerebros y dedicarlos a una actividad perfectamente inerte y contraproducente como la especulación financiera, tal y como sostengo en mi entrada Futura Edad Media).

Bueno, tratando de evitar irme por la tangente, lograr extraer energía de la fusión artificial no es cuestión de resolver detalles insustanciales, ya que es poco menos como decir que como el tiempo va hacia adelante, simplemente hay que hacer que vaya hacia atrás. Un detalle, vamos. Por eso aunque se ha logrado conseguir la fusión artificial, el balance energético es (y siempre será) negativo. Y eso siempre será así por mucho que nos empeñemos y podamos fácilmente imaginarlo en nuestras películas.

Como prueba de todo lo anterior: el LHC; si la fusión pudiera generar energía neta, los aceleradores lo harían pues logran fusionar elementos tras los choques entre partículas. Pues bien, consumen ingentes cantidades de energía.

El asunto no pasaría de ser un mero debate animado, si no fuese porque se han dedicado desde los años 50 y se siguen dedicando aun cantidades INGENTES de recursos (económicos, científicos, humanos, …) a perseguir este objetivo ficticio, dejando de lado asuntos realmente viables, como la energía solar, la energía geotérmica, o qué sé yo, la eliminación de enfermedades endémicas o la búsqueda de nuevos materiales.

Sirva mi opinión aquí expresada para persuadir a aquellos decisores que tengan algún papel en el asunto, de que dediquen nuestros esfuerzos e impuestos a metas reales y productivas.

Anuncios

4 comentarios to “Viabilidad de la fusión nuclear”

  1. finkin 2013/01/03 a 19:37 #

    Desde un punto de vista un poquito mas optimista:
    http://lapizarradeyuri.blogspot.com.es/2009/11/energia-nuclear-de-fusion-avanzando-su.html

    • Azote de la Indolencia 2013/01/05 a 1:22 #

      Finkin, leída la entrada de La pizarra de Yuri, puede entreverse que el “problema” es el confinamiento, sí, pero es que la energía de fusión, al liberarse tiene a detener el propio proceso. Es evidente que SIEMPRE invertiremos más esfuerzo en confinar esa energía para que pueda continuar el proceso, que la propia energía que obtenemos. La FISIÓN nuclear produce neutrones, que tienden a continuar el proceso, luego hay que tenerlo controlado para que no se desmande. Si uno quema madera, pues el fuego tiende a extenderse por el resto de la pieza.

      Este hecho es utilizado por los defensores de este despropósito para argumentar que es una energía segura, dado que en caso de fallo, el proceso se autodetiene inmediatamente. Eso lo he leído yo en un número reciente de Investigación y Ciencia, y el autor sigue tranquilamente por ahí diciendo esas sandeces.

      Todas las fuentes de energía han ofrecido un rendimiento positivo desde el inicio de la Humanidad. Podrán dar mayor o menor rendimiento, pero siempre positivo.

      Cuando se cansen de jugar a bombear agua desde el mar hacia la montaña, para luego turbinarla de vuelta para abajo, y darse cuenta una y otra vez que el rendimiento es negativo, podrían embarcarse en un proyecto mucho más ambicioso: construir la máquina del tiempo y así permitirme ir a 1905 y saludar a Alberto Unapiedra.

  2. Juan Carlos Arnaiz Alonso 2013/01/03 a 20:06 #

    Fascinante, Javier. Me ha encantado tu comentario. Ahora resulta que la CE en Francia se pone a investigar sobre la materia en cuestión construyendo una central experimental de fusión nuclear que se va a cagar la perra. Les dices lo mismo a todos estos científicos que van a trabajar en este proyecto?
    Tendríamos que avisarles pronto para que no empiecen, no vaya a ser que estemos años investigando acerca de la más absoluta nada y dejándonos los cuartos en el vacío.

    • Azote de la Indolencia 2013/01/05 a 0:55 #

      Juan Carlos, ése es precisamente el mensaje que quería dar con este post. Me alegro de que lo hayas comprendido, porque significa que me he expresado con claridad.

      El que la CE invierta sumas astronómicas en algo, no significa que ese algo sea productivo. De hecho, fíjate en todo el dinero que se esta tirando a la basura en el rescate bancario. Con una excusa falsa, se justifica una salida masiva de fondos. Esto es igual, si bien muchísimo más productivo que el rescate bancario, que no hace más que empobrecernos, ya que tirar el dinero en ciencia siempre traerá algún descubrimiento. Aunque no se saque jamás energía de allí, en el intento, gente preparada recibe financiación para desarrollar sus potencialidades. Puestos a tirar el dinero, es evidentemente mucho mejor hacerlo en fusión.

      Pero, insisto, lo mejor sería dedicar esos recursos a desarrollar tecnologías de procesos viables, y no gastarnos millonadas en intentar construir la máquina del tiempo, que es lo que más o menos nos venden que van a conseguir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: