¡¡Que viene la deflación!!

7 Abr

Ahora resulta que el problema terrible que nos amenaza, es la deflación. Pero reflexionemos sobre este axioma que se está lanzando desde la opinión publicada.
La economía de mercado, si funciona y abunda la competencia, tiende por propia definición, al abaratamiento de costesy por tanto a la bajada de precios (si el valor de la moneda se mantiene constante). Como ejemplo, pensemos en los coches o los ordenadores, a los que sólo algunos pocos podían acceder hace unos lustros. Sin embargo, ahora son artículos fácilmente accesibles para amplias capas de la población gracias a la competencia y al progreso que ésta induce. Descontando la inflación, el precio real de esos productos ha bajado y mucho.
Y como éstos, muchos más productos, salvo la energía, que como es un recurso muy escaso y en manos oligopólicas, no sigue mismo patrón.
Ah, la vivienda o el sector financiero son casos aparte.
El resto de productos, en su bajada de costes, han logrado batir a la inflación monetaria y encarecimiento de la energía, que está incorporada en todo producto existente en una u otra medida.

Sin embargo, los profetas del poder ahora nos bombardean con el mensaje agorero de que la deflación nos va a comer. Brrr, temblad, infelices, que la deflación va a frenar la recuperación y poco menos que os va a matar antes de tiempo. Hay expertos que aseguran que la inflación va a robarnos los bebés madrugada. Emplean el argumento altamente creíble (pero no por ello cierto) de que si los precios bajan, la población adopta la actitud de posponer las compras. Parece lógico, pero, por ejemplo, en el sector de la electrónica, esto pasa diariamente desde hace muuuucho tiempo, y sin embargo un sector plenamente en boga. Todo el mundo sabe que si quieres el último grito en móviles, TV, audio, …, y esperas 6 meses, el precio baja sensiblemente.

¿Y por qué dicen eso, por qué nos meten miedo con la deflación? Pues porque con una alta inflación, las deudas se devalúan, como si se fueran pagando solas, para entendernos. Y como las Administraciones Públicas tienen una deuda completamente desmesurada (del orden de 3 veces sus ingresos anuales para el conjunto de todas las Administraciones, y subiendo sin solución a un ritmo salvaje) la única forma de que no explote todo es que la inflación (que no es otra cosa que un impuesto silencioso a toda la población) la acabe estabilizando (que no pagando, que es completamente imposible).
Hablando con números, si la media del tipo anual de interés del conjunto de la deuda española es del 5%, y la inflación es un 3%, la realidad es que el coste es sólo del 2%.

Ahora resulta que lo sano es que las cosas cuesten cada vez más porque sí, cuando lo sano es lo contrario.

No os creáis esta nueva mentira oficial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: