Archivo | enero, 2016

Negociación PSOE-Podemos

23 Ene

Podemos podrá ser acusado de muchas cosas, pero negociando se va a llevar el gato al agua sin duda alguna.
Podemos ha puesto sobre la mesa desde el minuto 0 el asunto de los referéndums y preguntar a los ricos si quieren o no pagar impuestos (posicionamientos realmente de derechas liberales). Ha puesto esas condiciones como “ánodo de sacrificio” para poder conseguir en la negociación  el resto de asuntos que realmente le importan.
El resultado es que muchos barones socialistas se han tragado entero el señuelo y están muy muy asustados. Hasta una parte de los voceros del PP apuntan ya a la necesidad de que se apoye a Sánchez con tal de que no llegue Podemos al gobierno. Ha metido el miedo en el cuerpo de todos los implicados.

Cuando se negocie ya en serio, en concreto, y Podemos renuncie a los referéndums, a los ministerios de la plurinacionalidad, …, los barones socialistas respirarán aliviados sin darse cuenta de que se la han metido doblada. Podemos sabe que la amenaza de la secesión en España ha sido durante 40 años el brazo de palanca uso para lograr los asuntos más absurdos por los catalanes y vascos. Saben que en el ADN del español medio (además del instinto de predar cualquier cosa que parezca gratuita) hay impreso un complejo atávico que le impele irremediable y automáticamente a ceder ante el chantaje de “me voy” sin siquiera pestañear.

Podemos va a usar este vicio reflejo hispano para lograr el máximo partido en las negociaciones. Y esta estrategia la tenía pensada desde bastante antes de las elecciones: puso casi al final de su programa lo de los referendos para, si se daba la tesitura que efectivamente se ha dado, poder ofrecerlo como sacrificio en las negociaciones y así mantener a salvo el núcleo de sus planteamientos. Si era un punto tan importante como plantearon escasos minutos después de conocerse los resultados del 20D, ¿por qué no iba en primer o segundo lugar de su programa, o resaltado de alguna forma? El gobierno PSOE-Podemos será realmente de Podemos.

Pero a pesar de la evidencia, de la obviedad de la táctica, parece pasar desapercibida entre moros y cristianos. Son unos maestros. Ole, Pablo, Ole.